Construyendo Equipos

Construyendo Equipos

Cuando hablamos del TRABAJO EN EQUIPO, estamos conscientes del desafío que implica en el rol del liderazgo. El ser humano está llamado a construir de la mano de otros, y por ello el fenómeno de los equipos exitosos ha sido estudiado a lo largo de la historia. Hablamos de un proceso dónde la diversidad está presente y eso ya lo constituye en un reto.

El trabajo en equipo requiere de varios elementos: En primer lugar, el líder debe exponer a los miembros del equipo un claro propósito, sostener una comunicación permanente y efectiva y construir con ellos espacios de confianza.

Por otra parte, el buen manejo de las relaciones es un arte en el dominio de lograr equipos eficientes, donde la autonomía responsable se fomente y se den espacios de participación. Todo ello apuntando al aprendizaje en un ambiente de apoyo y de dirección basada en el acompañamiento. Esto quiere decir que el líder se convierte en un compañero confiable y en un miembro más del equipo.

Para ello, el líder fomenta la necesidad de interdependencia, donde todos aprenden a necesitarse y a complementarse, respetando y valorando las competencias y habilidades. Dedican e invierten tiempo en la relación, en conocerse, en aceptarse y en sostener conversaciones que van más allá de los espacios laborales, dentro de los límites saludables acordados (reglas, normas, estructura). El compromiso se fomenta a través del modelaje, se construye día a día con acciones de empatía, de trabajo impecable, con calidad y excelencia, con acciones de mejoramiento continuo que desafían el estado actual de las cosas y que eleva la autoestima colectiva.

No obstante, existen cuatro elementos que pueden desalentar las premisas fundamentales para lograr ese sentido de unidad que tanto aspiramos los líderes en nuestra gente:

  1. El primero de ellos es la “culpabilización”. Cuando el estilo de liderazgo se sustenta en culpar otros, en encontrar el error y señalarlo o, más grave aún, cuando jugamos a alimentar nuestro ego con frases como: “te lo dije”, “yo lo sabía, “Viste, eso fue lo que te advertí”, surge una suerte de miedo en el colaborador, que lejos de contribuir al aprendizaje lo convierte en parálisis mental,impidiendo así la evolución y desarrollo del ser
  2. El segundo es la “descalificación”. Cuando descalificamos desde el lenguaje, la corporalidad o la emocionalidad, el miembro de equipo se siente disminuido, comienza a cuestionar su autoestima y a sembrar dudas sobre sus posibilidades. Esto es altamente destructivo para el logro y sano desarrollo del miembro de equipo
  3. El tercer elemento tóxico es la “baja moral”. Cuando el líder promueve o permite que la baja moral se fomente, a través de conversaciones tóxicas, a través de acciones desalentadoras, siendo cómplice de la resignación o el resentimiento, el equipo merma su sentido de logro y se desintegra
  4. Y finalmente, las agendas ocultas, las conversaciones no claras y transparentes, los acuerdos a espaldas del miembro del equipo, pueden generar la temida desconfianza, el dolor de no pertenecer y de no ser respetado.

 

Cuando el líder tiene la convicción de que todos los miembros del equipo “Son valiosos, únicos y son una maravillosa posibilidad” construir el desempeño destacado es posible. Resulta importante colocar la mirada en esos elementos perturbadores del trabajo en equipo y estar alertas a sus primeras apariciones para actuar, en estado de ambición, y convertirlas en oportunidades.

Cambiar la culpa por la confianza, la descalificación por el reconocimiento, la baja moral por la autoestima colectiva y el orgullo de ser, las agendas ocultas por conversaciones expansivas donde todos participen y se fomente el respeto. Convertir el proceso de trabajo en equipo en un “oasis” de bienestar, para el logro de los objetivos personales y organizacionales.

 

Dra. CARMEN TERESA LOAIZA

Profesor Titular La Universidad del Zulia. Maracaibo Venezuela

Profesor IGEZ

Socio Consultor Logros Productividad Empresarial C.A.

Coach Profesional Certificado Internacional

Instagram: @carmentloaiza